Protege tu salud

En el menú Información General, encontrarás información detallada sobre cómo proteger tu salud durante tu viaje a Tailandia.      
Aquí sólo ofrecemos algunos criterios para tomar las mejores decisiones.

Tailandia es un país tropical y si no estás adaptado a este entorno, debe ser prudente para minimizar los riesgos.
                        
                         
Para empezar, para todos los viajeros, presta mucha atención a toda la información que recopiles sobre el consumo de alimentos y agua, así como la protección contra las picaduras de mosquitos. Estos son los principales vectores en la transmisión de enfermedades.
También fortalece hábitos saludables como lavarte las manos antes de comer, usar gafas de sol y mantenerte bien hidratado.
                              
                                
En segundo lugar. En particular, debes tener en cuenta tus circunstancias personales, como son el itinerario que vas a llevar a cabo y las actividades planificadas. El color más o menos claro de tu piel, tu edad, posibles alergias o actividades en la jungla, por ejemplo, pueden requerir precauciones específicas.
                            
                               
También es importante viajar de forma cómoda y esto significa diferentes formas de hacerlo. Algunas personas se sienten más cómodas con el mayor grado de protección posible, tanto con medidas preventivas como sobre el terreno, mientras que otras prefieren ser más flexibles.
Muchas de las medidas posibles son opcionales y debes decidir sobre ellas, pero siempre después de obtener información fiable y el consejo de expertos sanitarios.
                             
                           
Te requerirán un certificado de vacunación contra la fiebre amarilla para entrar si vienes de un país tropical de América Central o del Sur y del África subsahariana.

                                                                                               

Aunque es poco frecuente, si te encuentras en una situación que no ves clara, con un taxista, con un policía, con alguien que se te acerque. Evita la confrontación, paga lo que debas y vete.
Ten a mano el teléfono de emergencias de tu embajada, sólo por si acaso. 

                                                                                       

Un seguro de viaje adecuado es irrenunciable.                                              

                                                                         

Y, finalmente, recuerda que cuando realmente tienes que prestar atención, ser prudente, evitar el alcohol y conocer las reglas y los usos locales, es cuando te muevas en coche, motocicleta o en cualquier otro medio de transporte.