Las creencias animistas

Los sueños son una parte importante de la vida, ya sea que los tenga mientras duerme o si se sumerge en un profundo sueño diurno. 

La vida interior de las personas puede ser más 'real' incluso que su existencia cuando están despiertos.

¿Por qué rechazamos la idea de que tal vez fueron los sueños los que llevaron a las personas primitivas a pensar que el mundo era más grande de lo que sus sentidos podían percibir?

Animistic beliefs PRINCIPAL 1.jpg

El venerado Siddhartha Gautama nació en el año 563 antes de Cristo, pero no lo hizo sobre la nada, unos cuantos millones de humanos se extendían por toda la Tierra. 

En esos tiempos los judíos y los griegos, los egipcios y los olmecas en el Méjico precolombino, los chinos y muchos otros pueblos ya habían recorrido una buena parte de su historia. Faltaban más de 500 años para el nacimiento de Jesús de Nazaret y se desconocía la futura venida de Mahoma, un milenio más tarde.

En esa época innumerables pueblos encontraban en el animismo las respuestas a sus inquietudes más profundas.
Es ésta una de las formas religiosas más extendida en el sudeste asiático y cuando arribó el Budismo y más tarde el Cristianismo y el Islam, muchas de las comunidades ya estaban profundamente impregnadas por estas creencias más primitivas. 

Las nuevas y pujantes religiones se superpusieron y acomodaron en lo posible para facilitar el cambio de fe, lo que en definitiva condujo a una mezcla de ambas sin llegar a perder en muchas ocasiones las creencias previas. 

Animistic beliefs PRINCIPAL 2.jpg

Quienes practican el animismo creen que la existencia no se limita a un único plano, conciben la vida en más de un nivel y al morir en realidad nos movemos de uno a otro. Cielo, tierra y submundo. Los humanos y el resto de seres vivos ¿Qué podía justificar que nosotros tuviésemos espíritu y las ranas no? 

Recordemos que cuando se comenzaron a elaborar estas explicaciones, la especie humana no estaba como para sacar pecho, casi en cualquier cualidad que pensemos había un animal o vegetal que destacaba holgadamente sobre nosotros y la sensación de fragilidad frente a los acontecimientos naturales debía ser sobrecogedora. 

Esta manera de entender el mundo aún hoy les salva de vivir en un caos insoportable y ofrece una explicación razonable a muchas de las cosas que les suceden, además de la posibilidad de intervenir a su favor en los acontecimientos que les afectan.

Como un menú elaborado con tres clases de especias, las creencias de muchos tais se han cocinado a partir de la religión de los espíritus o animismo, la explicación budista de la vida y el brahmanismo procedente del universo cultural hindú. 

Quizá te interese