Seguros de viaje ¿Cuál necesitas?

Cuando accedemos a un vehículo nos abrochamos el cinturón de seguridad no porque pensemos que vamos a tener un accidente, si así fuese obviamente ni siquiera nos subiriamos. Lo hacemos solo por si acaso.
Con el seguro de viaje la idea es la misma.

Es importante que:

» No des nada por hecho, comprueba personal y atentamente las condiciones y coberturas de tu póliza. Evita sorpresas inoportunas.

» Son muchas las cosas que pueden asegurarse: el propio viaje, el equipaje, lor retrasos, etc. Valora si merece la pena el coste de la prima y toma tu decisión.

Hay tres coberturas muy importantes a las que debes prestar especial atención, porque si desafortunadamente fuesen necesarias, el viaje sería entonces lo de menos.

» La primera es la repatriación en caso de fallecimiento. La segunda es la repatriación y el transporte sanitario hasta tu residencia en caso de enfermedad o accidente. Ambas se incluyen habitualmente en este tipo de pólizas. No obstante, compruebalo!

» La tercera es el límite de gastos sanitarios durante el viaje. En ésta nos vamos a detener.

Insurance-PRINCIPALlow.jpg

¿Cuál debe ser el límite de los gastos sanitarios?

Ten en cuenta que en Tailandia no hay asistencia médica universal y no te prestarán ningún servicio sin tener antes asegurado su cobro.
Vaya, que no solo te preguntarán si tienes seguro de viaje, también comprobarán los límites de tu póliza.

¿Cuándo la echaríamos realmente en falta?

Si tienes un accidente durante el viaje o una enfermedad grave sobrevenida, querrás volver a casa cuanto antes. Pero ¿Qué ocurre si eso no es posible porque es urgente una hospitalización? Por ejemplo, por una apendicitis.
No habría alternativa, necesitarías además un anestesista, cirujano y quirófano, y si todo va bien, pasar unos días hospitalizado hasta estar en condiciones de ser repatriado.

En Tailandia hay excelentes hospitales privados, pero no son baratos. 
15.000 no dan para mucho en este tipo de circunstancias, pero al menos te permitiría iniciar las actuaciones necesarias en el hospital mientras te haces con la nueva situación. 

Una cantidad inferior es, a nuestro juicio, imprudente.
Es una buena idea contar con una cobertura de entre 45.000 y 100.000 € para gastos sanitarios, incluso una cantidad superior.

Ahora valora tus riesgos personales y aumenta el límite tanto como puedas.

Por ejemplo:

Si se trata de un joven, tiene a priori menos probabilidades de una enfermedad grave sobrevenida que un adulto, pero si va a utilizar la moto como medio de transporte, usando los habituales cascos de juguete que suelen proporcionar, mejor aumentar la cobertura lo máximo posible.

Conforme avanza la edad perdemos fortaleza y aumentan algunos riesgos, aunque normalmente también la prudencia.

Finalmente, si necesitas hacer uso de su seguro de viaje es muy importante documentar el suceso: facturas de gasto, correos, informes sanitarios o de la policia, etc. Tenerlo presente desde el principio evitará complicaciones posteriores.

Quizá te interese